Una de las claves para actuar en la vida con éxito, lo que hace que puedas marcar la diferencia, es poder controlar las variables internas de las que disponemos , pero que damos ya por sabidas, o que funcionan en automático (definimos el uso de variable en el artículo como una propiedad que el sujeto puede modificar para obtener un resultado diferente). Por ejemplo, una vez que aprendemos a andar ya no nos molestamos a mejorar, y lo mismo hacemos con conducir, montar en bici, o cualquier otra acción que tomamos como hábito, y como

The watched. Packaged sachets larger. Exactly blemish-free usually good simply.

ya somos competentes, no nos molestamos en mejorar la ejecución.

Lo mismo ocurre con el uso del lenguaje, que lo estudiamos, aprendemos, y utilizamos a diario en nuestra actividad, pero es muy poca la gente que se preocupa en mejorarlo cada día. Le damos muy poca importancia a una herramienta que es la base de nuestro aprendizaje, y a través de la cual nos hacemos nuestras representaciones internas de lo que sucede fuera, además de ser la causa de las reacciones de la gente de nuestro alrededor, que con nuestra forma de comunicar se hacen sus propias representaciones internas, las cuales son la base de su respuesta o conducta posterior. De forma que si en tu día a día necesitas obtener alguna acción de alguien o simplemente quieres convencerle o persuadirle con tus argumentos, la forma de poder de tener el control es la de aumentar ciertas habilidades, entre la que se encuentra como factor clave el uso del lenguaje.

La diferencia entre tener una actitud activa o estar despierto frente a la vida, o bien tener una actitud pasiva, pienso que está en poder acceder a esas variables que damos por sabidas, y en las que nos pensamos competentes, pero que realmente, al no mejorarlas o utilizarlas conscientemente, estamos dejando que funcionen al azar. Así que cualquier coincidencia de lo que obtenemos con lo que nos gustaría obtener, será por pura casualidad, y no por nuestra ejecución controlada de esa variable o herramienta.

Con el uso de las habilidades de argumentación sucede esta situación, ya que es una habilidad que utiliza el lenguaje como herramienta de comunicación para conseguir unos objetivos. Aunque en la educación nos enseñan el uso del lenguaje, no nos enseñan un uso efectivo del mismo, indispensable para el tiempo en que vivimos.

Para poder mejorar en esta o cualquier otra habilidad, lo primero que se necesita es humildad en reconocer que podemos mejorar, ya que posiblemente hayamos estado toda una vida obviando un potencial escondido, bien sea por ignorancia, o porque cuando se intentó mejorar no funcionó y esa experiencia se nos registró como una creencia que ahora nos limita. Además de humildad, se necesita el coraje para pasar a la acción, ya que posiblemente el entorno (que puede estar actuando inconscientemente con una mirada limitante) intentará amortiguar o frenar esa conducta de cambio con sus comentarios basados en sus creencias de su experiencia vivida.

Una vez que empiezas con la actitud de reconocer y aprender a mejorar esas variables, asumes la responsabilidad y el control de la situación, y a partir de ahí el aprendizaje no se acaba nunca. De esta forma entras en la espiral del aprendizaje, mejorando cada día. Con ese paso estarás actuando desde la responsabilidad, y además ejecutando variables de éxito (ya que puedes actuar desde la responsabilidad, pero si no conoces estas herramientas y el modo de utilizarlas, puede que sigas perdido), además de que dejarás atrás el victimismo, que lo que hace es limitarte.

RETOMANDO EL CONTROL de esta forma, empiezas a recorrer un camino aceptando, reconociendo y utilizando las aptitudes a las que puedes acceder dentro de tu círculo de influencia, y no te dejas llevar por aquellas que están fuera y no puedes controlar. De esta forma te puedes sentir como un piloto de avión, reconociendo y utilizando su panel de mandos, y manejándolo para conseguir su objetivo o propósito, ajustándose y adaptándose a lo que ocurre fuera, pero sin que eso le condicione a la hora de saber qué es lo que tiene que seguir ejecutando dentro de su área de control para que el vuelo sea del máximo beneficio y confort para él y el resto de personas que le acompañan.

Raúl Soldado
Formador de Human Abilities

Mira.. ¡También te puede interesar!