Cómo dar y recibir consejos: “El consejo de tu vida”

¿Te suena esta situación?: “estás hablando de tus problemas con gente de tu confianza, y ya sea pidiéndolo o sin hacerlo, alguien te da un consejo para tu problema: ‘hazlo así, sé de lo que hablo’, ‘a mí me funcionó de esta forma…’, ‘lo mejor es que lo hagas de este modo…’,…”. Si has vivido esta situación, ¿qué es lo que sueles hacer con ese consejo?

Ya sea que te hayas planteado que eres de los que sueles seguir los consejos que te dan, o que no les suelas hacer mucho caso, o bien si eres de los que sueles dar esas recomendaciones, me gustaría ir más al detalle de lo que está sucediendo en ese proceso de comunicación:

– Primero comunicas tu mensaje (o problema), lo cual ya es un acto de pérdida de información o distorsión, ya que en el acto de explicar con palabras tu experiencia interna, te estás dejando mucha información sin contar, ya que las palabras son limitadas (mientas que la experiencia interior puede ser ilimitada)

– Después, la persona que escucha, interpreta lo que recibe a través de su mapa o modelo que tiene de representarse el mundo (sea consciente o inconscientemente), rellenando la información que le falta con presuposiciones y generalizaciones, con lo que el mensaje se sigue distorsionando respecto a la experiencia original que se pretendía transmitir. El lenguaje sigue limitándonos en este paso, ya que una palabra que para una persona representa algo concreto, para otra puede representar algo con matices suficientemente diferentes como para que entienda algo totalmente ajeno a la intención original.

– A través de la forma en que el receptor se ha representado el mensaje, busca en su experiencia interna una situación similar que pueda ayudarte a resolver ese problema y entonces ofrece su ‘consejo’.

Teniendo en cuenta la pérdida de información que ya hay de por sí en la comunicación, y que cada uno tiene su propia experiencia de vida y lo que puede ser bueno para alguien puede que para otro no lo sea, precisamente el CONSEJO que te damos hoy es que analices bien las recomendaciones o sugerencias que te hacen, y no te las tomes al pie de la letra. Sé crítico con lo que te dicen, ya que la experiencia personal propia, tu ‘película’ completa, nadie más que tú la conoce, y eres tú quien sabe lo que puede serte útil o no.

Desde el acompañamiento con PNL, la forma de hacer de guía a la persona para conseguir sus objetivos, es la de no interpretar nada de lo que el emisor dice en cuanto a contenido, sino que se centra en encontrar su estructura interna, procesos, y estrategias propias de la persona para que a partir de ahí, se le pueda ayudar a encontrar o desarrollar recursos o habilidades que le permita abrir nuevas posibilidades, pero siempre desde el mapa o forma de representar el mundo del otro. Si desde este punto de vista, el interventor sugiere, recomienda o aconseja acciones, no podemos hablar del mismo tipo de consejo comentado en el artículo, ya que el interventor en este caso está entrenado para resolver las dos limitaciones comentadas: un buen uso del lenguaje para transmitir lo que desea, y la capacidad de detectar la representación interna de la persona (a través de la observación del lenguaje verbal, paraverbal y corporal), sin interferir con su propia representación.

Raúl Soldado
Formador de Human Abilities

Mira.. ¡También te puede interesar!